LA VIENA ESCONDIDA

Sin título-3

Viena es Sissi y Klimt; es el palacio del Hofburg y el de Schönbrunn. Viena es la Ópera y los museos, pero también es mucho más, y vale la pena descubrirlo.

No os voy a hablar de las típicas atracciones turísticas porque las podéis encontrar en cualquier guía. Os quiero llevar a esos otros lugares, no tan conocidos pero muy interesantes. Será un paseo por la Viena escondida.

Para empezar, iremos a la Schmetterlinghaus (casa de mariposas), una construcción de vidrio de estilo Jugendstil situado junto al palacio imperial, que alberga centenares de mariposas exóticas en una atmósfera de bosque tropical. El emperador Francisco José lo utilizaba como lugar de retiro cotidiano, ¡y realmente da la sensación de estar en la selva tropical! Os aconsejo que vayáis sin abrigo, ¡hace mucho calor!

De una construcción imperial pasamos a otra comunista, el Karl Marx Hof. Se trata de un conjunto de viviendas de un kilómetro de largo, con una superficie total de 156 000 metros cuadrados, 1272 viviendas, cuatro estaciones de metro… ¡se mire por donde se mire las cifras son impresionantes!

JARDINFEO

Los bloques de vivienda van creando amplios jardines en su interior. Fueron proyectadas por Karl Ehn (discípulo de Otto Wagner) y construidas entre 1927 y 1930 por iniciativa del gobierno comunista, que las financió mediante un impuesto especial.

Las viviendas son pequeñas en su mayoría, y no contaban con baño completo: las duchas estaban situadas en un edificio común. También había guarderías, lavanderías, un pequeño supermercado… formando casi una pequeña ciudad.

Actualmente están reformadas y han perdido parte del carácter de comunidad que tenían en origen, pero siguen estando muy demandadas, y aunque no se pueda visitar su interior por ser propiedad privada, creo que merece la pena dar un paseo por la zona la zona y el museo sobre la Viena Roja que hay en la antigua lavandería.

Ich empfehle euch diese 2 Gebäude in Wien zu besuchen. Das erste ist das Schmetterlinghaus im Jugendstil , mit einer phantastischer Welt, die den zartesten un farbenprächtigsten Tieren –den Schmetterlingen-_ gewidmet ist.

Der zweite ist der Karl Marx Hof. Karl Ehn, ein Schüler Otto-Wagner, prägte maßgebend das, was wir heute als das „Rote Wien“ verstehen.

Von außen wirkt die Wohnhausanlage wuchtig, in den Innenhöfen gibt sie sich unerwartet großzügig und grün. 1.000 Meter lang, 156.000 Quadratmeter groß, 1.272 Wohnungen, vier Straßenbahnstationen – egal, welchen Bereich man sich beim Karl Marx Hof ansieht, die Zahlen sind beeindruckend.