BIENVENIDA A VIENA

Foto blog Marina Martínez de Aguirre

Tras un vuelo de dos horas y media desde Barcelona, Viena me recibe lluviosa, casi anunciando la llegada del otoño.

Del aeropuerto al centro se ve la transición entre barrios con calles estrechas, que parecen más de un pueblo que de una capital, y las grandes avenidas del Centro. No hay mucha gente por la calle y eso se debe, como luego me enteraré, a la disminución de población en la capital austríaca en los últimos tiempos.

Viena se va a convertir en mi ciudad durante las próximas semanas. Aquí voy a realizar por las mañanas un curso intensivo de alemán organizado por la Universidad. Por las tardes hay películas, excursiones y talleres… ¡seguro que no me voy a aburrir!

El primer día de clase conozco a mi grupo, muy variado y proveniente de países como Estados Unidos, Francia, Eslovaquia, Irán, República Checa, Bélgica, Omán… Sigue lloviendo pero damos un paseo por la Universidad para conocer sus instalaciones. Fue fundada en 1365 y actualmente tiene alrededor de 91 000 alumnos cursando 118 carreras.

Mein erster Eindruck von Wien war ein bedeckter Himmel. Auf dem Weg von dem Flughafen in die Stadt hat es ein bisschen geregnet. Die Strassen sind enger als ich dachte, wie in einem Dorf. Aber die grossen Alleen in der Mitte Wien sind so gross wie in einer Haupstadt.

Ich hoffe, dass ich viele Deutsch lernen kann. Ich möchte viele Architektur besuchen, und naturlisch, viel Spass haben. Bis nächstes mal!

Marina