BOMBENALARM

FeuerwehrFrohes neues Jahr, zusammen! Más vale tarde que nunca…

Este año he empezado rompiendo cosas: primero un plato, luego una maceta… Dejando la torpeza a un lado, mis compañeros de piso insisten en que voy a tener buena suerte: “Scherben bringen glück!”. Y la verdad es que va llegando. Hoy he recibido los resultados del examen que hice y… buenas noticias: aprobado!! Además dentro de dos semanas tengo una entrevista en Bonn! Emoción, intriga…

Para intriga, incredulidad, sorpresa… -no sé ni cómo definirlo-, lo que vivimos ayer en Colonia. Os cuento. En un solar en construcción cercano a donde vivo, por donde paso a diario para ir a clase, los trabajadores se toparon con una bomba… de la segunda guerra mundial! Paulatinamente fueron apareciendo policía, bomberos, ambulancias, voluntarios… Un despliegue y una organización impresionantes. Nos desalojaron y trasladaron al comedor de la universidad (Uni Mensa) a unas cinco mil personas de esta zona de la ciudad. Sin prisa pero sin pausa y con una templanza que da mucho respeto y tranquilidad al mismo tiempo. Nos iban informando cada hora de lo que pasaba, había algo para comer y beber, y atención médica. Tardaron seis horas en detonar la bomba de forma controlada y, a las dos de la mañana, con la misma calma, pudimos volver a casa.

Hoy he leído más sobre este tema y por lo visto sucede a menudo en Alemania; en lugar de ruinas romanas, se encuentran estas “reliquias”.