ADVENTSKALENDER

häusschen

Nada más terminar con el carnaval, comenzaron ya los preparativos de los Weihnachtsmärkte. Y es que aquí se celebra además de la Navidad, el Adviento, durante las cuatro semanas previas. Ya estamos a mitad de la cuenta atrás; hemos encendido dos velas del Adventskranz y quedan otras dos, para los próximos dos domingos.

El centro de la ciudad (desde Dom, pasando por Heumarkt, Neumarkt y Rudolfplatz) es ahora un mercado gigante, digno de visitar –aunque, si puede ser, mejor entre semana-. Puestecillos de regalos, velas, tabernas de Glühwein (vino caliente con especias), puestos de comida de todo tipo, desde Wurst (no puede faltar) hasta almendras garrapiñadas, pistas de patinaje y de curling, tiovivos… Una mezcla de tradición y entretenimiento, con olor a Navidad.

Como en todas partes por estas fechas, también se respiran prisas por comprar los regalos y consumo: las tiendas de la Schildergasse, una de las calles principales de shopping, abren hasta los domingos, y los supermercados se visten también para la ocasión. Abundan las galletitas especiadas, Lebkuchen, Marzipan, Spekulatius y demás dulces. Y… comprobado: los fabricantes de chocolate hacen su agosto en Alemania. Nunca antes había visto tal variedad de tabletas, de sabores, bombones, packs limited-edition… Y los famosos calendarios Adventskalender con chocolatinas para niños –y no tan niños…- También los hay para mascotas! Seguro que tampoco se pueden resistir… y se comen todo en un día!